ENCICLOPEDIA VIRTUAL

> INICIO

Gustavo Bussenius

Nacimiento 1885, Vallenar / Fallecimiento 05 de junio de 1932, Santiago

Gustavo Bussenius Vega fue uno de los más reconocidos cineastas del período mudo nacional, personaje clave en los primeros años del cine chileno. Comienza su carrera como fotógrafo y entra al cine de la mano de su cuñado Salvador Giambastiani, cineasta italiano pionero del cine chileno y esposo de su hermana Gabriela Bussenius, la primera mujer cineasta del país. Gustavo Bussenius toma parte en la mayoría de las producciones nacionales de principios de la década del 20 como camarógrafo y director de fotografía, destacando por la belleza de sus encuadres y la nitidez de sus imágenes en películas como El empuje de una raza (1922), Corazón de huaso (1923) o La copa del olvido (1923), tras lo cual parte a Estados Unidos a perfeccionar su técnica cinematográfica en instalaciones de la Paramount. A su regreso, trabaja en dos de las películas más emblemáticas del período mudo, Un grito en el mar (1924) -la primera película chilena en recibir un premio internacional- y El húsar de la muerte (1925), ambas producidas por la compañía Andes Film de Valparaíso, que pronto trasladaría sus instalaciones a Santiago.

Gustavo Bussenius es contratado por la Apolo Film de Concepción para filmar las primeras producciones argumentales penquistas, trabajando en Juan Penco boxeador (1925) y Mater dolorosa (1925), dirigidas por Alberto Santana, y Canta y no llores, corazón (o el precio de una honra) (1925), dirigida por Juan Pérez Berrocal. En todas ellas, la prensa destacó la belleza de los paisajes sureños y la calidad de la fotografía de Bussenius, logrando gran éxito de crítica y de público en todo el país, logrando incluso exhibirse en el extranjero.

Luego de la aventura penquista y de vuelta en Santiago, filma destacadas películas nacionales, como Destino (1926) en donde vuelve a colaborar con Juan Pérez Berrocal, Bajo el cielo austral (1929) o La calle del ensueño (1929), premiada en la Feria Iberoamericana de Sevilla de 1929, al mismo tiempo que dirige documentales y noticiarios de actualidades. En junio de 1932, Bussenius sale a la calle a registrar las manifestaciones tras el Golpe de Estado que derrocó al presidente Juan Esteban Montero, siendo alcanzado por una bala disparada por las fuerzas armadas que le causa la muerte al día siguiente.

Nacimiento 1885, Vallenar / Fallecimiento 05 de junio de 1932, Santiago

Gustavo Bussenius Vega fue uno de los más reconocidos cineastas del período mudo nacional, personaje clave en los primeros años del cine chileno. Comienza su carrera como fotógrafo y entra al cine de la mano de su cuñado Salvador Giambastiani, cineasta italiano pionero del cine chileno y esposo de su hermana Gabriela Bussenius, la primera mujer cineasta del país. Gustavo Bussenius toma parte en la mayoría de las producciones nacionales de principios de la década del 20 como camarógrafo y director de fotografía, destacando por la belleza de sus encuadres y la nitidez de sus imágenes en películas como El empuje de una raza (1922), Corazón de huaso (1923) o La copa del olvido (1923), tras lo cual parte a Estados Unidos a perfeccionar su técnica cinematográfica en instalaciones de la Paramount. A su regreso, trabaja en dos de las películas más emblemáticas del período mudo, Un grito en el mar (1924) -la primera película chilena en recibir un premio internacional- y El húsar de la muerte (1925), ambas producidas por la compañía Andes Film de Valparaíso, que pronto trasladaría sus instalaciones a Santiago.

Gustavo Bussenius es contratado por la Apolo Film de Concepción para filmar las primeras producciones argumentales penquistas, trabajando en Juan Penco boxeador (1925) y Mater dolorosa (1925), dirigidas por Alberto Santana, y Canta y no llores, corazón (o el precio de una honra) (1925), dirigida por Juan Pérez Berrocal. En todas ellas, la prensa destacó la belleza de los paisajes sureños y la calidad de la fotografía de Bussenius, logrando gran éxito de crítica y de público en todo el país, logrando incluso exhibirse en el extranjero.

Luego de la aventura penquista y de vuelta en Santiago, filma destacadas películas nacionales, como Destino (1926) en donde vuelve a colaborar con Juan Pérez Berrocal, Bajo el cielo austral (1929) o La calle del ensueño (1929), premiada en la Feria Iberoamericana de Sevilla de 1929, al mismo tiempo que dirige documentales y noticiarios de actualidades. En junio de 1932, Bussenius sale a la calle a registrar las manifestaciones tras el Golpe de Estado que derrocó al presidente Juan Esteban Montero, siendo alcanzado por una bala disparada por las fuerzas armadas que le causa la muerte al día siguiente.

> FILMOGRAFÍA

> Cámara

Juan Penco boxeador

> Dirección de fotografía

> PRODUCTORAS ASOCIADAS

> MEMORIAFILMICAPENCOPOLITANA@GMAIL.COM

> DESARROLLADO POR ROJOLAB